Señor, señor, gravitación eterna de los horizontes

Señor, señor, gravitación eterna de los horizontes; eres aurora sin ocaso, profundo como el mar azul, inmutable como las rocas, vestido de belleza y esplendor.


23 de febrero

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga