Si tratamos a los árboles heridos con aceite de ternura

Si tratamos a los árboles heridos con aceite de ternura, en la próxima primavera los granados florecerán, las espigas madurarán y los racimos brillarán al sol.


30 de mayo

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga