Y de todo aquello ¿qué queda?

Cuando uno piensa en ciertas épocas agitadas de la historia de los pueblos, en la historia de las comunidades y en la propia historia… llena de locuras, histerias, guillotinas, secuestros, caídas y sepultura de hegemonías mundiales, auge y colapso de partidos políticos…, uno acaba preguntándose: y de todo aquello ¿qué queda? El silencio lo cubrió todo con su manto.