Círculos de Oración y Vida

Son pequeños grupos de creyentes conformados por ex talleritas abiertos compasiva y amorosamente a los últimos de la Humanidad: sidosos, cancerosos, solitarios, abandonados, agonizantes, aquellos que nadie los mira ni los quiere…llevándoles presencia y proximidad, consolación y alegría, identificándose con la dimensión samarita del Evangelio, al estilo de Francisco de Asís o Teresa de Calcuta.

Se hacen presentes allá donde haya dolor, soledad, orfandad… en las cárceles, hospitales, orfanatos… en general donde haya huérfanos, débiles mentales, minusválidos, niños abandonados.

Estos pequeños grupos, invisibles, silenciosos, van infundiendo vida, casi imperceptiblemente, iluminando mentes, sanando heridas, vitalizando a la gran masa de la humanidad.

El momento cardinal de los Círculos de Oración y Vida es el Cenáculo en que sus integrantes se reúnen semanalmente durante dos horas en que lo fundamental es la oración y una entrañable fraternización. Con este alimento cada uno en sus tiempos disponibles desarrolla su dimensión samaritana.