El dominio mental es un tesoro incomparable y la llave del reino de la serenidad

El dominio mental es un tesoro incomparable y la llave del reino de la serenidad. No hay peor prisión ni más dura esclavitud que una mente ocupada por obsesiones fijas. Soberanía significa ser árbitro de sí mismo, de toda su actividad mental.


16 de julio

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga