El Padre nos espera en su casa

El Padre nos espera en su casa con una mesa adornada con flores de manzano; y nos reconocerá, nos dará la mano, nos hará sentar a la mesa, y comenzará la fiesta, una fiesta que no tendrá fin. Por fin vamos a saber dónde está el secreto de la perfecta alegría.