El salmista es un ser cautivado por Dios


El salmista es un ser cautivado por Dios, por un Dios que arrastra tras de sí a la creación entera y, por cierto, también al salmista. ¿Resultado? como en un torbellino embriagador, el hombre, la naturaleza y Dios se lanzan al frenesí de una danza universal, respirando el mismo aliento, absorbiendo una misma vida. ¿Cabe plenitud mayor?

22 de octubre

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga




Entradas Recientes

Ver todo