En cuanto el hombre deja de referirse o adherirse al «yo» se apagan los temores