En cuanto el hombre deja de referirse o adherirse al «yo» se apagan los temores

En cuanto el hombre deja de referirse o adherirse al «yo» se apagan los temores, las angustias y obsesiones, que son llamas vivas. Apagadas las llamas, nace el descanso, igual que, consumido el aceite de la lámpara, se apaga el fuego. Muere el «yo» y nace la libertad.


30 de marzo

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga



Entradas Recientes

Ver todo