¿En qué os diferenciáis de los demás?

Si amáis tan sólo a los que os aman, ¿cuál es vuestro mérito? Si queréis convivir tan sólo con los que son de vuestro agrado, ¿en qué está la novedad? Si sois cariñoso y saludáis tan sólo a vuestros parientes y amigos, ¿en qué os diferenciáis de los demás? Hasta los ateos proceden así.