Necesito paz, Señor Jesús, esa paz que sólo Tú la puedes dar.

Necesito paz, Señor Jesús, esa paz que sólo Tú la puedes dar. Dame esa paz hecha de consolación, esa paz que es fruto de un abandono confiado. Dejo, pues, mi salud en manos de la medicina, y haré de mi parte todo lo posible para recuperar la salud. Lo restante lo dejo en tus manos.

5 de agosto

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga