¡perdón, Señor! Ten piedad de mí

Si los nervios me traicionaron, si los impulsos egoístas me dominaron, si di entrada al rencor o a la tristeza, ¡perdón, Señor! Ten piedad de mí.


3 de abril

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga



Entradas Recientes

Ver todo