Será necesario imponer las convicciones de fe