Todo lo visible y temporal está sujeto a un cambio incesante