Acepta con paz el misterio doloroso de la vida