Al alma humana, cuando ha sido profundamente seducida por Dios, le nacen alas del alcance del mundo