Creer es un eterno caminar

Creer es un eterno caminar por las calles oscuras y casi siempre vacías, porque el Padre está siempre entre sombras espesas. La fe es eso precisamente: peregrinar, subir, llorar, dudar, esperar, caer y levantarse, y siempre caminar como los seres errantes que no saben dónde dormirán hoy y qué comerán mañana. Como Abrahán, como Israel, como Elías, como María.

16 de mayo

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga