El adorador es una conciencia dominada por el asombro