He presenciado mil formas y grados de dolor de columna, a veces de intensidad llevadera y otras veces insoportables. Al menor descuido, al levantar un objeto más o menos pesado, parece que viera todas las estrellas del firmamento o que un rayo de dolor atravesara de parte a parte su cuerpo, y el efecto doloroso perdura horas y días. No sabe en que posición colocarse en la cama porque en todas las posiciones el dolor no le deja en paz.



#LasFuerzasDeLaDecadencia

Entradas Recientes

Ver todo