El hoy y ahora son el tiempo de Dios

Frecuentemente, nosotros vivimos tratando de retener lo que se nos escapa, deseando aquello que nos falta y echando de menos lo que no tenemos. Vivimos en un pasado que ya no existe y en un porvenir que todavía no ha llegado, lleno de inquietas nostalgias y engañosos espejismos, olvidándonos de que sólo el hoy y ahora son el tiempo de Dios, grávido de posibilidades.

10 de octubre

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga