El secreto de la paz

Respetar las leyes del universo, no irritarse contra ellas, no enemistarse contra nada, dejar que las cosas sean lo que son, no pretender doblegar su voluntad, dejar pasar las cosas a tu lado. He aquí el secreto de la paz.