top of page

El temor es guerra

Cuando el «apropiado» presiente que su «propiedad» queda amenazada o la puede perder, suelta una descarga de energía emocional para la defensa de la propiedad amenazada. Es el temor, que puede tomar forma de sobresalto, ansiedad, agresividad. El temor es guerra; y ahí se hacen presentes las armas que defienden las propiedades: rivalidades, discordias, agresividades. El temor roba la alegría y la libertad interior, porque el apropiado se hace esclavo de su propiedad.

23 de junio

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga



Entradas Recientes

Ver todo

Ser feliz

Vivir

Comments


bottom of page