La intimidad está amenazada por todas partes. Ella es el vértice más noble de nuestra libertad que encierra tantos secretos; el albergue que cobija aventuras y desventuras, nuestros tesoros ocultos...; todo está en peligro. 

Existe la amenaza de que esta preciada intimidad pueda quedar desnuda o aterida ante el asalto de la prensa, la policía, los tribunales... En suma, la amenaza esta dirigida al corazón secreto de nuestra libertad. 

Nadie quiere que le roben la intimidad por una indiscreción telefónica. De pronto, el individuo queda asustado por ciertas intimidades secretas que no se quiere recordar ni a si mismo. ¡Qué dificil definir la intimidad! ¿No será el santuario del yo? 

Es un laberinto intrincado pero delicioso, encerrado, por ejemplo, en mil cartas en que los enamorados fueron develando su intimidad; hasta ahí no llega el policía ni el fiscal. Está archivada bajo siete llaves. La verdadera intimidad se derrama en el silencio, inaccesible a los curiosos y pseudocientíficos. 

¡Qué triste espectáculo el ver la intimidad convertida en estadística sociológica, en problema psicoanalítico o en materia de estudio de la psicologia conductista! 

Los tratadistas, cuando han agotado todos los intentos de definir la intimidad, creen haber llegado al hondón de la cuestión señalando, como vértice de la intimidad, la sexual, sin advertir que la intimidad sexual puede ser, paradójicamente, la menos íntima de todas. 

En la pregunta ¿quién soy yo? la intimidad es la zona menos localizable y accesible; y, al mismo tiempo, lo más sustancial de mí mismo. 

Bien podríamos denominarla con una nueva palabra: mismidad. Sin embargo no se puede identificar la mismidad y la intimidad. Mismidad es identidad consigo. Intimidad, en cambio, no deja de tener referencia al otro. En su esencia más entrañable, intimidad es el asunto más personal, mío, intimo y último, aunque en este secreto pueda haber una re ferencia al otro.  

P. Ignacio Larrañaga - Las fuerzas de la decadencia

#Intimidad #Lasfuerzasdeladecadencia

Talleres de Oración y Vida es una asociación privada internacional de fieles reconocida por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, con personalidad jurídica según los cánones 298-311 y 321-329 del Código de Derecho Canónico.

  • RSS - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Google + - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Redes Sociales

TOVPIL | Costa Rica | 2020