top of page

La esencia misma de la historia es el pasar

La esencia misma de la historia es el pasar. Hace trescientos años vivía en esta ciudad una generación con sus dramas y pasiones. Hace doscientos años otra generación con sus propios dramas. Ahora otra. Dentro de un siglo, otra. Pasan las generaciones arrastrando cada una sus dolores y alegrías al abismo del silencio. Un día también pasará la ciudad, llevándose a hombros su carga histórica, como sucedió con Babilonia, Nínive, Tebas... Ilusiones, apasionamientos, fantasías, proyectos…todo es inexorablemente arrastrado al océano de la inexistencia. ¿Para que sufrir por cosas que hoy son y mañana no son? Todo es sepultado en el templo del silencio igual que los ríos son sepultados en el mar. Deja que los fenómenos nazcan, brillen y desaparezcan como las luciérnagas. Dios nunca pasa. Instálate firmemente en esa roca y… se feliz

31 de agosto

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga





Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page