La primera exigencia del amor es respetarse mutuamente