top of page

Liberar a Dios

A Dios mismo lo tenían controlado, apresado, aprisionado entre las cadenas del preceptos y leyes inventadas por ellos mismos, con sus prohibiciones y sistemas jurídicos. A Dios mismo lo administraban a su gusto, medida y conveniencia. Llegó la hora de organizar una cruzada para liberar a Dios de la estructura de los opresores.

15 de junio

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga



Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page