Los hijos del Evangelio no tienen nada que ver con el reino del dinero.

¿Qué se consigue con declararnos bautizados si los únicos ideales que se respiran son el hedonismo, el orgullo de la vida y el deseo loco de ostentar y lucir? Los hijos del Evangelio no tienen nada que ver con el reino del dinero.

1 de junio

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga