Padre


¿Cómo te llamaré, oh Tú,

que no tienes nombre?

Aquel que salió de los abismos de tu soledad,

tu Enviado #Jesús,

nos dijo que eras y te llamabas Padre.

Fue una gran noticia.