Padre, soy una nave que, combatida por las olas busca refugio en el puerto.

Padre, soy una nave que, combatida por las olas busca refugio en el puerto. Una sola brújula ha guiado mi nave: cumplir tu voluntad. Pero se me ha extraviado la brújula, y ya no sé en qué dirección navegar. Vengo a ti otra vez para que me indiques el camino exacto.


25 de enero

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga