Pero no podemos reproducirnos en nuestra identidad personal