Seamos como Cristo

Seamos como Cristo, que se sacrificó a sí mismo sin quejas, sin lamentos, sin amarguras, sin amenazas, y al mismo tiempo dio esperanza y aliento a los demás.