Acoger el misterio infinito de Dios