Desierto

Llamamos momentos fuertes a aquellos fragmentos de tiempo, relativamente prolongados, reservados exclusivamente para el encuentro con Dios. Por ejemplo, en la organización de la propia vida, uno puede reservar espontáneamente unos treinta o cuarenta minutos diarios para el Señor.