La fidelidad es un duelo entre la gracia y la libertad.

¿El pecado? Es el supremo misterio del silencio. ¿Quién lo puede pesar? La fidelidad es un duelo entre la gracia y la libertad. ¿Quién la puede medir? ¿En qué grado presiona la Gracia, y en qué grado resiste la libertad? Todo queda en silencio, sin respuesta.


5 de mayo

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga